lunes, 7 de abril de 2014

8042014

Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan).

¿Sabes?No hay nada más maravilloso en la vida de una persona que saberse capaz de seguir aprendiendo día a día, ser consciente de que no se conoce todo. De hecho, cualquiera que aspire a ser un sabio, debe aprender a aprender, necesitar alimentar su sed de conocimiento. Y para ello, es necesario partir de algo sencillo: nadie puede saberlo todo. Y en esto, los niños son especialistas.

Cuando un niño abre los ojos, se extiende ante él un nuevo mundo de sensaciones, un disfrute inimaginable. En esa etapa, la felicidad puede residir en correr jugando al escondite, sintiendo el corazón palpitando porque aquel que lo busca está cerca; o si no, liberando a sus compañeros jugando a pillar, yéndose feliz a la cama, sintiéndose como un héroe, como si de Ulises en Troya se tratara.

Sentirse niño a lo largo de los años garantiza que uno pueda ser feliz sabiendo extraer de cada momento la alegría que, aunque escondida, siempre está ahí. Esa imaginación que crepita en el interior de cada persona, alimentada por la locura.

Gracias a ti, puedo disfrutar de esa experiencia día tras día. Una sonrisa cómplice se esconde tras cada minuto del día. La alegría de disfrutar de cada pequeño detalle. Coger una gominola imaginando de antemano la cara de felicidad que vas a poner. Todas esas cosas hacen que la vida sea maravillosa, y el mejor asteroide en el que vivir.

Hoy, el día de tu cumpleaños, quiero darte las gracias por ser cómo eres, por no dejar que la tristeza gane la batalla.

Feliz cumpleaños cariño.

Y ya sabes, nunca olvides que fuiste niña.

B612

3 comentarios:

Esther Sánchez dijo...

Gracias amor, por conseguir que la locura nunca se rinda ante las evidencias del mundo...
TE AMO!!

Fertxu dijo...

Hora de actualizar amigo ;)

Fertxu dijo...

¿Qué fue del viento? ¿Qué fue del molinero su molino? Hoy, una amiga me ha contado que se había hecho un blog, vaya, pensé, que cosa tan vintage y de alguna manera algo me empujó a volver a mi cristal y uno a uno he decidido visitar a mis viejos amigos. Pues ya ves, aquí estamos, desempolvando un poco la maquinaria de los sueños.
Espero que leas pronto este mensaje y tú también salgas del letargo.
Un abrazo ;)