domingo, 17 de marzo de 2013

Juntos

El tiempo fluye y cae, como una gota de agua que recorre el cristal de una ventana. Se desliza suave,entre los acontecimientos que van apareciendo en escena. Hay ocasiones en las que los segundos se precipitan sin freno, como si los relojes se desangraran colgando de las ramas del cuadro de Dalí. Cuando los momentos me agradan desfilan rápido ante mí, dejando un estela en el recuerdo que no desaparece nunca en la memoria. Precisamente, uno de esos momentos arrancó tal día como hoy, hace muchos meses. Pero contigo hay algo aún más especial. El tiempo, por un lado, se ralentiza, como si caminara bajo el agua. Pero también se desliza entre mis dedos, con esa necesidad de que sigan sucediendo. Por ello, soy esa gota que necesita de un cristal eterno para recorrerlo a tu lado,deslizándonos por el mismo camino.

No hay comentarios: