miércoles, 18 de julio de 2012

Pocas Palabras

Nos pasamos la vida tratando de definir lo que vemos.A todo lo nombramos de alguna manera ,necesitamos hacerlo nuestro de esa manera.Un árbol nos sería extraño si no estuviera vestido con las palabras que hemos elegido para él. En cambio,hay veces que no somos capaces de bautizar lo que percibimos.Será que el tamaño de lo que sentimos es tan inmenso que no cabe en un enunciado,ni siquiera en un diccionario.Ese libro es útil para aprender palabras,pero no para sentirlas. Por eso, tras tantos y tantos meses a tu lado,he descubierto que los árboles bajo los que nos cobijamos no son como los demás.No pueden serlo de ninguna manera,porque tú estas conmigo,bajo esos,y no otros. En estas breves líneas quiero decirte que me gusta que seamos indefinidos sin concepto,ideas vagas y permanentes que no caducan,y su nombre es un secreto que sólo tú y yo sabemos.