domingo, 7 de octubre de 2012

Vosotr@s

A veces la capacidad de dar cariño de las personas me abruma.Siempre he pensado que somos capaces de cometer las mas horrendas atrocidades,incluso por precios tan carentes de valor como el dinero. Somos, en ocasiones, capaces de destruir con mano de hierro un collage de sueños de niños,de esos más puros que su propia inocencia. No importa que esas almas tan jóvenes vean reducidas sus cartas para jugar en la vida. En cambio,creo que aquella conciencia con gran capacidad,tanto intelectual como -más importante aún- emocional. Esas mismas manos capaces de golpear convertidas en puños cerrados,se pueden abrir de par en par para dar un abrazo. Y en ese momento,recupero la fe en la Humanidad. En gente como todos aquellos que me rodeáis,todos esos que hacéis que los minutos de un día sean papeles en blanco donde escribir buenos deseos y dibujar sonrisas.Todos esos que me acompañáis en unos u otros caminos.Todos.Todos. Vosotros.Gracias por demostrarme que aunque el mundo se caiga a trozos,aún queda sitio para la ilusión y sus gotas de esperanza.Gracias