miércoles, 8 de junio de 2011

Tarde


El aire no corre,pasea más bien,volteando lentamente las cortinas. El espejo que define la ventana es testigo de su entrada en la habitación,con la libertad que otorga saber que,sea bienvenido o no,puede colarse por cualquier resquicio.La luz entra con calma, acariciada por las ranuras de las persianas, reflejando sobre la pared sus siluetas en esta tarde de junio.

Tumbado a la sombra,oigo los susurros de mis pensamientos como única melodía.Es bueno a veces detenerse a reflexionar,sin juicios ni evaluaciones,sólo por el hecho de darle descanso a la mente.Esa que hace días se sobrecargaba con fechas,procesos y nombres, la misma que ha sido forzada,exprimida como una esponja. La llenamos de información,la descargamos en su momento,y después,secamos y esparcimos según nuestra voluntad.

Ahora,flotando sobre el aire y la luz,sonrío cansado.No es ese agotamiento que produce la agenda rebosante de notas,sino satisfacción sibilina,silenciosa.La mente reposa en su estantería,secándose al sol del descanso.La llenaré lentamente de momentos,de los que paso al lado de mis amigos debatiendo cuestiones,tejiendo palabras sin sentido,hablando en un idioma que no todo el mundo conoce:el de la risa.

Esa risa que también experimento si estoy a tu lado,porque un recuerdo naciente encaja con otro,y este con un tercero...atornillados por la mano de lo absurdo.O cuando en silencio,los labios se miran y los ojos se sonríen.

Sonríen también las horas cuando corren por el reloj,testigos de los encuentros con mi familia,preparando con ilusión inocente cada evento que se acerca,cada momento por vivir...

Hoy la esponja descansa.Hoy la luz y el aire me arropan...hoy...descansaré

1 comentario:

Pozo dijo...

Recuerda que los empleados de Riot nunca te pedirán tu contraseña cuando te ofrezcan asistencia.