domingo, 13 de febrero de 2011

La fe


Hay veces en la vida en que los caminos por los que andamos se vuelven oscuros,embarrados. La arcilla que destila la derrota se nos pega en las suelas,y cuesta tanto limpiarse en el felpudo del olvido que podemos arrastrar esa suciedad por donde quiera que vayamos.

No obstante,existe un remedio eficaz ante tanto impedimento. Es sencillo:la fe.No entiendo esta fe de la que hablo como la que se profesa ante un ser todopoderoso,sino la que late dentro de cada uno. Esa que sabe hacernos renacer en momentos en los que nada nos aúpa hacia el cielo.

Tener la fe en un sentimiento,en un futuro,en una opción es el barco que ha de llevarnos por el mar de la vida,sin perder ni un segundo la confianza,aunque fuertes olas sacudan el casco,aunque la marea quede quieta...

Por eso,es necesario tener fe en uno mismo,así como en la gente que te importa,aunque haya voces discordantes...pues la fe puede ser sorda si quiere.


"Aquél que tiene fe no está nunca solo."(Thomas Carlyle)


http://www.youtube.com/watch?v=osTToNAUXk4

2 comentarios:

Tristán dijo...

¡Cuánta razón! A veces creer en nosotros mismos es lo único que nos falta para ser realmente felices...

Espero que jamás pierdas esa fe y que sigas alentándonos con tus palabras...

Gracias,

Pozo dijo...

Es muy importante tener fe en uno mismo y en los demás, pero no olvides que nosotros fallamos y los demás también nos decepcionarán. Inevitablemente vendrá un momento en que, si ponemos nuestra fe solamente en los hombres, caeremos ante la desalentadora evidencia. Y es que nadie es perfecto.

Es importante y esta claro que ayuda el confiar en los que nos rodean, pero ten cuidado de no basar tu felicidad e integridad en la fidelidad de otros.