martes, 4 de enero de 2011

Duermevela


Parece que esta mañana mis pensamientos se despertaron antes que yo,y me sacaron de la cama.Me recuerda a cuando era niño,y por estas fechas,me costaba dormir.¡Iban a visitarme los reyes!En cambio hoy,aunque espero su visita,no es ese el motivo de esta madrugada.

De hecho,he pagado a mi mente lo convenido para que me lo explique.Hay voces que no cesan de decirme que tengo que hacer y que no,alzándose jueces en atriles que nadie les ha preparado.Jugando una partida de ajedrez con una presión que no debería existir...o sí.

No hay razón para que una derrota que no existe me quite el sueño (pienso mientras preparo el baño para darme una ducha).No me siento derrotado.Siempre he pensado que solamente el hecho de luchar ya nos da la victoria.Sin embargo,algo atenaza mi corazón.Y sigo sin saber el qué.

Busco comprender aquello que se me escapa. Ya que la cordura no me sirve más que para evocar la locura, la utilizo para eso.Y ni así obtengo una respuesta.A veces un exilio es necesario.En mi caso,creo que también es un descanso.Sigo intentando medir las miradas,calibrar una sonrisa,o (tras un encuentro con la soledad) hallar el camino.

Pues ya que no existe,lo iré haciendo.Hay quien está invitado a hacerlo a mi lado,personas elegidas no por aquellos jueces,sino por mi alma.

Hay momentos para soñar despierto,y momentos para despertarse soñando...

Y hoy,me despertaron soñando.

1 comentario:

Tristán dijo...

Cuánto cuesta hablar con el corazón... y qué fácil parece entre tus líneas...

Desde luego, yo también pienso que sólo luchar cada día, volver a coger el escudo y la glaudius es una gran victoria.

Una victoria frente al pesimismo. Una victoria frente a la tristeza. Una victoria frente a la soledad...

No hagas caso, amigo, a todos aquellos "jueces sin toga" que tratan de vivir tu vida por ti... Ánimo!

un abrazo