domingo, 20 de septiembre de 2009

Felicidades


No me pediste un regalo,pero lo grande de la amistad es sorprender,dar sin que te lo pidan de antemano.No puedo regalarte algo caro,o eso que mas desees en el mundo (quizas eso no se pueda comprar)...pero puedo darte algo.

Hay quien dice que a pesar de que quieras a la gente que te rodea,a pesar de que la valores,las cosas buenas salen a la luz con mas fuerza cuando no estan.No podria decir,siendo fiel a mi sinceridad,que te conozca de hace mucho,pero si que te encuentras entre esas personas que,cuando se van,hacen que las extrañe.

Por eso,deseo que dentro de unas horas,cuando soples las velas,cierres los ojos y veas los que mas quieras,que se haga realidad y puedas seguir obsequiando al mundo con tu sonrisa.

Ya ves,no es un gran regalo,pero te ofrezco este texto.Para mi es important;cuando escribo,mi alma me echa del teclado y se teclea ella todo lo que pienso o siento,intentando aclarar y dar luz a mis pensamientos.

¡¡Felicidades,Rebeca!!

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Otoño


El verano ya es anciano.Está en la cama,contando las últimas horas que le quedan de pervivencia en este año que,por su parte,también entra en la vejez.La ciudad entera se prepara para el cambio de estación.Hay quien es como esos niños que,a la hora de ir a misa los domingos,se visten para la ocasión a regañadientes,luciendo pucheros.Otros se resignan y empiezan a coger pantalones largos y chaquetas.Otros...miramos por la ventana.

Puedo ver a los árboles desprenderse de las hojas,y una brisa acude rápido a cogerlas,para depositarlas suavemente en el suelo,donde formarán una tenue vereda dorada.Así soy yo,que me desprendo de aquello que me duele,y lo dejo caer suavemente para que no salpique...

Puedo sentir el calor delicado bajo mis mantas,mientras el viento nocturno grita enfurecido,como si quisiera molestar a los durmientes que los esquivan tras los muros de sus hogares.Así,mi alma escapa a los vendavales del odio,del dolor,de las mentiras.

Anochece antes,se acerca más la hora de volver a casa,de meterse en la cama.Las pasiones se han ido a dormir,han madurado y no son tan fuertes o atrevidas como en verano.

La tranquilidad ha vuelto...Bienvenido,Otoño,te esperaba.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Luz oscura


Siempre preguntándonos por qué todo nos va mal a veces.Nos quejamos de un dolor de muelas,sin pararnos a pensar que sanará,sin darnos cuenta de que hay quien se duele por estar muerto en vida.

A veces no somos capaces de valorar el dolor.En realidad,es el maestro que nos enseña a disfrutar de una sonrisa,de una tarde haciendo el tonto,de reírnos de lo más tonto que vemos...es como cuando una noche duermes poco,tus sábanas parecen hechas de terciopelo,y siguen siendo las mismas...

Por eso estar en situaciones difíciles es bueno.El dolor es el asiento de la sabiduría,y por tanto,ante un reto complicado o una derrota,hay que coger su texto,su enseñanza y sólo quedarnos con eso.Es bucear en lo malo para recoger lo bueno,es ahondar en la oscuridad para coger la luz...aunque sea oscura.


A la pregunta:¿Por que me pasa esto a mi?Respondo:Porque mañana serás más sabio

jueves, 10 de septiembre de 2009

Sueños de cristal


Llega el momento.Son las 9,suena el despertador y abro los ojos.Al principio no se donde estoy,si en ese banco del parque o en la cama.La suavidad de las sábanas sobre mi piel me recuerda dulcemente que sí,que acabo de despertar,pero me queda en los labios un final amargo.

Mientras remoloneo,cierro los ojos,haciendo un esfuerzo por recordarlo.Estaba yo esperando.Podría sentir el aire suave despeinando mis ideas,que se apelotonaban durante mi espera.En realidad,sabía que no vendrías,que no quedarías conmigo.

Pero pasas delante de mí,y hasta el sonido de los pájaros enmudece.Te sientas a mi lado,y cuando ves el sudor perlar mi barba,resultado de días de espera incesante,me lo retiras con cariño.Me das un abrazo,un beso...y te vas.

Tras un día pensando,comprendí.Puede ser que eso nunca ocurra,pero cuando sienta tristeza,esa sonrisa romperá mis fracasos.La caricia que retiraba mi sudor,eliminará también su sabor amargo.

No se puede vivir de los sueños,pero sí recostarse en ellos cuando nos sentimos cansados.Nos ayudan a ver a través de ellos,pero son frágiles...como el cristal

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Barquero


Ante ti, se tiende una laguna.La oscuridad de su agua es tan densa como el olvido de aquel que deja de recordar un amor pasado.Da la sensación,al meter el dedo en el caudal tibio, de que su espesura es tal que hasta las aletas de un delfín quedarían agarrotadas.

El miedo cobra protagonismo.Un sudor frío brota de tu piel,cubriendo la frente con una capa húmeda,donde las ideas de valor y fuerza parecen resbalar,cayendo a plomo contra el suelo,duro como el corazón de la envidia.

Entre la cortina de lágrimas que se cierra sobre tus ojos,ves venir una figura a lo lejos,una barca que navega con velocidad hacia ti.Tal es la rapidez que parece que el remo rozara el agua,pasando por alto que el agua es dura como el cemento.Cuando te alcanza,y te tiende su mano,puedes notar que una venda cubre sus ojos.Una extraña sensación te obliga a subir con él,y cuando montas, notas que la presión de tus problemas disminuye,y que vuelves a sonreír...


Despiertas por la mañana.Una frase resuena en tu cabeza: "Soy tu alma.Te llevaré de la mano hacia tus sueños y a la victoria.Mi ceguera me sirve para captar lo importante de la vida, pues lo que merece la pena se escapa a los sentidos.Cree en mí,cree en ti,y llegaremos lejos."

(Dedicado a la sed de alegría)

jueves, 16 de julio de 2009

permiso para vivir....


Mi madre solía decirme que caminara por los senderos,que es más fácil caminar por los senderos que alguien ha marcado antes. Los bosques,o la maleza era mejor evitarla. Siempre asusta internarse en designios que ocultan bajo su espesura la rectitud del camino.

En cambio,es mejor morir en la profundidad del conocimiento que vivir en la superficie de la ignorancia.El camino suele decidirlo un razonamiento elaborado con pros y contras,o una norma moral en boca de los latidos del corazón.Esta dictaminado,y por paradójico que resulte,aun sabiendo el final que nos aguarda,caminamos por esa vía.

Pero nuestros sentidos no andan,vuelan...rozan las copas de los sueños, bajan sus hojas al suelo para que podamos tocarlas,olerlas...no nos conducen por caminos,examinan el principio de cada uno y nos dejan elegir el trayecto.

Esta vez,mamá,acallaré un poco la voz de la razón,y escucharé los susurros de mis sentidos....y si me engañan,algo nuevo aprenderé no?

miércoles, 17 de junio de 2009

principio de la historia

Aquella noche, la lluvia besaba el suelo. Unos suaves riachuelos recorrían incesantemente el asfalto, dejando en las zonas mas hondas charcos, como sello de su estancia nocturna. A pesar de la luz de las farolas, se sentía envuelto en una terrible oscuridad. “¿Cómo voy a hacerlo?” Era la pregunta que acaparaba toda su capacidad mental. Sus botas reventaban el reflejo que los charcos de agua mostraban a su paso. La brisa despeinaba su melena negra, cuya parte delantera pasaba de refilón por unos ojos oscuros, penetrantes. Caminaba hacia un destino concreto, sin vagar, y a pesar de no ser demasiado corpulento, no le intimidaba atravesar los fríos callejones que habían de llevarle a ese bar.

Cuando llegó, el rock de los 80 inundó sus tímpanos de estrofas desconocidas para él. Pero lo que sí le era conocido era el rostro de su presa. Se acercó a la barra, pidió una cerveza, y se acomodó. Sus pantalones vaqueros, húmedos, le hacían sentir incómodo. Por suerte, la chupa de cuero había mantenido seca su camiseta blanca, que realzaba el color moreno de su piel.

Pasaron dos horas, quizás más. Por fin, cuando se empezaba a plantear abandonar el lugar y alegar que su objetivo no se había presentado, este se levantó de su taburete, pagó su whisky, y se encaminó a la puerta. El cazador dejó transcurrir unos minutos, fingió que le llamaban al móvil, pagó a toda prisa, y salió tras el individuo, aquel cuyo acreedor le había obligado a matar.

No prolongó la agonía. Lo siguió hasta el portal de su casa, y antes de mediar palabra, sacó su pistola, y le disparó. El pulso le temblaba, pero si algo le había enseñado la vida, era que el poder es el peso que inclina la balanza en unos o en otros, y en su caso, desfavorecido, las deudas se acataban, no se discutían. Cuando la víctima cayó al suelo, mientras su sangre se diluía con el torrente de agua que iba a morir a la alcantarilla, el asesino novato caminó con una tranquilidad pasmosa de vuelta hacia su hogar. Su deuda estaba saldada, la historia acababa de comenzar…